restaurante gallego en Barcelona

Croquetas de cocido gallego: la mejor receta de aprovechamiento

De las innumerables recetas de aprovechamiento que existen, hoy vamos a centrarnos en un plato que no deja indiferente a nadie en nuestro restaurante gallego en Barcelona: las croquetas de cocido gallego. Y es que junto con la ropa vieja o las empanadas, esta deliciosa receta hecha con la carne del típico cocido gallego se impone como entrante favorito para los paladares más exigentes. 

¿Cómo se elaboran las croquetas de cocido gallego? En las siguientes líneas, te contamos nuestro secreto. ¡Presta atención!

Las mejores croquetas de cocido gallego: lo que no puede faltar

Sí, las croquetas son un clásico de nuestra gastronomía. Y es que esa masa blandita y cremosa con cobertura crujiente y firme resulta irresistible para cualquier comensal. Pero, ¿cómo se elaboran las croquetas de cocido gallego? 

Del mismo modo que otras recetas de aprovechamiento, los ingredientes principales son los que nos sobran de elaboraciones anteriores. En este sentido, lacón, jarrete, pollo y costilla no pueden faltar.

Claves para cocinar croquetas de cocido gallego: ¿cómo se elaboran?

Lógicamente, para elaborar esta receta hemos de tener a mano una serie de ingredientes, pero también debemos saber cómo tratarlos para respetar el producto y obtener un mejor resultado. 

Ingredientes

Para elaborar la bechamel de las croquetas de cocido gallego, necesitaremos los siguientes ingredientes: 

  • 300 g de carne de cocido
  • 150 g de harina panadera
  • 400 ml de leche entera 
  • 300 ml de carne de cocido
  • 40 ml de aceite de oliva virgen extra

Para el rebozado, utilizaremos pan rallado, cuatro huevos y aceite de oliva de sabor suave.

Elaboración: el secreto del éxito

Antes de ponernos manos a la obra, debemos pesar todos los ingredientes  y preparar en recipientes distintos la leche,el caldo y la carne del cocido picada. 

Paso 1: enciende el fuego y prepara la bechamel

Realizado este paso, calentamos aceite en una sartén alta tipo wok y añadimos la harina, que habremos de mover enérgicamente para que se integre con el aceite. 

Una vez observemos que está bien tostada, añadimos un poco de caldo y removemos con intensidad para asegurarnos de que no se forman grumos, hasta obtener el roux, que es la masa cocida de harina y aceite que sirve como base y espesante. 

Una vez integrado todo el caldo caliente, añadimos la leche y removemos a fuego suave hasta conseguir una bechamel lo más cremosa posible. Finalmente, la apartamos del fuego y la volcamos sobre una fuente para que se enfríe.

Paso 2: empieza a formar las croquetas

Atemperada la mezcla, nos ayudamos de dos cucharas para formar las croquetas, pasándolas primero por huevo y después al bol del pan rallado, para a continuación reservarlas. Este paso es especialmente importante para que la fritura sea un éxito. Tengamos en cuenta que el rebozado debe secarse antes de freír las croquetas. 

Paso 3: fríe las croquetas

Tras realizar el rebozado, llega el momento más esperado: la fritura de las croquetas. Para ello, incorporamos abundante aceite en una sartén y cuando esté lo suficientemente caliente, vamos añadiendo las croquetas. En este punto, nos aseguramos de que cada croqueta se dora por igual en todos sus lados. Para facilitar esta tarea, evitaremos echar todas las croquetas a la vez a fin de que no se apelmacen. 

Una vez consigamos el dorado deseado, las retiramos del fuego, las colocamos sobre un recipiente con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y… ¡a emplatar!

Seguro que a estas alturas del post ya se te está haciendo la boca agua. ¿Quieres disfrutar de unas auténticas croquetas caseras de cocido gallego? Ven a Ocho Patas, el mejor restaurante gallego en Barcelona.