restaurante gallego en Barcelona

¿Por qué el queso de tetilla tiene esa forma tan peculiar?

Si te consideras un auténtico gourmet, seguro que no te resistes a una deliciosa porción de queso de tetilla en nuestro restaurante gallego en Barcelona . Y es que esta joya gastronómica de la cocina gallega no deja indiferente a nadie por su sabor, por su textura y, cómo no, por su aspecto cónico, que es el “culpable” de su denominación. 

¿Alguna vez te has preguntado por qué el queso de tetilla presenta esa forma tan peculiar? En las siguientes líneas detallamos la respuesta. 

Un poco de historia popular

Si alguna vez has visitado el Pórtico da Gloria de la Catedral de Santiago, habrás observado la famosa imagen en la que “Danieliño” (como lo llaman los gallegos) sonríe con picardía a una voluptuosa mujer de la que aún no se sabe su identidad (se cree que podría ser la reina Esther o la reina de Saba). 

Esta escena no pasó desapercibida por las autoridades eclesiásticas de la época que, escandalizadas, ordenaron reducir el tamaño de los pechos de la reina.

Cuenta la leyenda…

Se dice que, tras esta orden, el pueblo gallego protestó reaccionando de una forma muy curiosa. Hombres y mujeres de la zona comenzaron a dar a algunos de sus quesos la forma de tetilla que hoy conocemos para restituir los “reducidos” atributos de la reina.  

Los verdaderos orígenes del queso de tetilla

Si bien es cierto que esta historia no deja de ser una creencia popular, hay datos históricos contrastados sobre los orígenes del queso de tetilla. Estos se remontan al siglo XVIII, tal y como recoge su propia denominación de origen protegida. Sin embargo, a día de hoy, su verdadera antigüedad sigue siendo un misterio. 

Seguro que, tras haber satisfecho tu curiosidad, estás deseando darle un bocado a este delicioso queso de sabor, textura y forma inconfundibles. Así que, no lo dudes y ven a Ocho Patas, el restaurante gallego en Barcelona donde disfrutarás de la mejor variedad de quesos artesanales con denominación de origen.